La señora Juana Bañuelos Ávalos, de 38 años de edad, estuvo en alto riesgo de  formar parte de las estadísticas de muerte materna, de no ser por la respuesta oportuna y eficiente del Equipo de Respuesta Inmediata (ERI) implementado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en todos sus hospitales, precisamente para atender las emergencias obstétricas y como una estrategia más para abatir la mortalidad materna.

En este caso, la paciente se atendió de parto en un hospital privado y al día siguiente de que fue dada de alta registró complicaciones de puerperio inmediato más síndrome “hell”,  más hematoide subcapsular hepático derecho. Es decir, la señora Bañuelos presentó complicaciones graves como es la preclapsia con sangrado interno alrededor del hígado que comprometieron su vida.

Ingresó a través del servicio de urgencias al Hospital General de Zona No. 6 de Ciudad Juárez el 25 de enero pasado y por su estado de emergencia se reactivo el ERI, equipo multidisciplinario compuesto por especialistas en ginecología, medicina interna, cirugía general, intensivistas y los directivos en turno en los servicios de urgencias y gineco obstetricia, con el apoyo de banco de sangre, laboratorio y la administración.

Tras estabilizarla y mantenerla en observación el tiempo prudente, fue sometida a una primera cirugía de laparatomia exploradora el día 28 donde se le drenó en el abdomen y se le practicó resección quirúrgica de la cápsula de glis en su totalidad. Al tercer día fue sometida a una segunda cirugía y tras su reacción favorable fue dada de alta por mejoría el 8 de febrero.

Al ser entrevistados minutos antes de abandonar el hospital, la señora Bañuelos y su esposo Héctor Ariel Romero Ayala, ya una vez pasada la natural angustia de varios días en que prevalecía un pronóstico incierto de la paciente, expresaron su gratitud y reconocimiento por la atención que recibieron por parte del personal en general del HGZ 6.

“Había momentos en que ya sentía lo peor, pero afortunadamente y gracias a la atención recibida, ahora todo está bien”, expresó Juana Bañuelos, ya con una tranquilidad porque regresaría a su hogar, a atender a su hijo recien nacido y a los otros dos que ya tenía.

El director del HGZ 6, Cesar Neves Valenzuela, explicó que la paciente tuvo un embarazo en el quinto grado de riesgo, el mayor considerado en el aspecto de la salud reproductiva debido a que fue su tercer parto, por los años y a que se presentó la hipertensión.

Por ello, señaló que el IMSS mantiene como programa prioritario el de la atención materno infantil donde se insiste en educar a la población femenina para que  busque la forma de embarazarse en la edad y condiciones oportunas, es decir, con los menos factores de riesgo posible y el de llevar un efectivo control prenatal.

A la vez que a nivel interno se sigue fortaleciendo el ERI con equipo e insumos necesarios y la capacitación constante para el personal que interviene “donde debe ser desde el director hasta el intendente”.

 

Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
 
 
 
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.